• Llámanos: 809-246-1806

El ruido de los aviones incrementa el riesgo de hipertensión

[frame align=”left”]viajar_avión[/frame]La contaminación acústica que sufren las personas que residen bajo una ruta aérea a consecuencia del ruido que emite los aviones, incrementa el riesgo de que desarrollen trastornos de salud como hipertensión, infarto e ictus, según revela un estudio realizado por científicos del departamento de Medicina de la Universidad Johannes Gutenberg de Mainz (Alemania). Read more…

Grasa abdominal y enfermedad arterial

[frame align=”left”]barriga[/frame]Los pacientes con enfermedad arterial coronaria que acumulan grasa abdominal tienen el doble de riesgo de fallecer que aquellos que almacenan la grasa en cualquier otra parte del cuerpo, según un estudio realizado por Clínica Mayo. Los investigadores, que publicarán los resultados de su trabajo el próximo 10 de mayo en la revista del Colegio Americano de Cardiología, han analizado los datos de 15.923 personas con enfermedad arterial coronaria, que han participado en cinco estudios alrededor del mundo.

Los resultados indican que quienes padecen esta enfermedad y a la vez sufren de obesidadcentral (medida a través de la circunferencia de la cintura y de la proporción entre cintura y cadera) corren el doble de riesgo de fallecer. Esto, según destacan los investigadores, equivale al riesgo de fumar a diario un paquete de cigarrillos o tener colesterol alto, sobre todo, entre los hombres. Read more…

¿Sabes cómo anda tu pulso?

[frame align=”left”]Tomando el pulso[/frame]Tu pulso es tu ritmo cardíaco, o sea, las veces que tu corazón late en un minuto. El pulso varía de una persona a otra, y es más bajo cuando estás descansando. Aumenta cuando haces ejercicio porque el cuerpo requiere más oxígeno durante la actividad física.

Es importante que monitorees tu pulso para conocer tu ritmo cardíaco, porque es una indicación de la salud de tu corazón.

Según la Asociación Americana del Corazón, los mejores sitios para hallar el pulso son las muñecas, la parte interna del codo, el lado del cuello y la parte superior del pie. En estas áreas, una arteria pasa cerca de la piel. Para tomarlo, coloca el dedo donde sientas el pulso en dichas áreas, presiona ligeramente y cuenta los latidos por 60 segundos. El ritmo cardíaco normal en reposo y en calma, si no estás enfermo, es entre 60 y 100 latidos por minuto.

Un ritmo cardíaco más bajo de 60 latidos por minuto suele ser síntoma de un problema del corazón… pero no siempre. Puede ser el resultado de tomar un medicamento como un bloqueador beta, un tipo de medicamento que se utiliza con frecuencia para tratar la presión arterial alta y algunos problemas del corazón y que además, de bloquear las hormonas que se producen en respuesta ante el estrés, pueden desacelerar la frecuencia de los latidos del corazón.

Además, los atletas y las personas que practican mucha actividad física frecuentemente tienen un ritmo cardíaco más bajo. En estos casos, se debe a que su corazón está en muy buenas condiciones y no necesita trabajar arduamente para mantener un ritmo regular. Si estás en muy buenas condiciones físicas, el ritmo puede bajar tanto como 40 latidos por minuto.

Pero el pulso de un individuo que tenga una actividad física moderada suele oscilar entre 60 y 100 latidos por minuto, porque su corazón debe trabajar más para mantener funcionando al cuerpo adecuadamente. Read more…

Alimentación rica en fibra protege el corazón

[frame align=”left”]comer-pan[/frame]Una alimentación rica en fibra protege el corazón frente al desarrollo de enfermedades cardiovasculares, diabetes tipo 2, y algunos tipos de cáncer y de patologías de carácter inflamatorio, lo que se asocia a una disminución de la tasa de mortalidad.

Estas son las conclusiones de un estudio que han llevado a cabo investigadores de la Universidad de Navarra en colaboración con el Servicio Navarro de Salud, y que se ha publicado en American Journal of Clinical Nutrition. Read more…

Nutrición y enfermedades cardiovasculares

[frame align=”left”]Closeup on woman showing fresh salad and thumbs up[/frame]La enfermedad cardiovascular engloba una serie de dolencias que afectan al corazón y los vasos sanguíneos. Entre estas patologías se encuentran, por ejemplo, la arterioesclerosis, el infarto agudo de miocardio, la angina de pecho, el ictus, los aneurismas o la hipertensión arterial.

Su frecuencia y gravedad han convertido a las enfermedades cardiovasculares en la primera causa de mortalidad en los países industrializados de unos años a esta parte. El crecimiento en su diagnóstico y desarrollo ha sido vertiginoso debido a la gran influencia que tiene en su aparición hábitos como la alimentación, la práctica de ejercicio físico o el tabaco. Por ello, estos son los tres pilares que conforman la prevención de esta dolencia. En este artículo nos centraremos en la importancia de cuidar la dieta para mantener un corazón sano. Especialmente en lo que se refiere a la elección adecuada de los alimentos que tienen la capacidad de prevenir, frenar y revertir algunos síntomas, o por el contrario, de rechazar aquellos cuyos componentes puedan ser nocivos para estos procesos.

Por supuesto, no debemos olvidarnos de que es vital practicar actividad física, con el fin de mantener un correcto estado de salud y un peso dentro de los límites saludables; ni del tabaco, como grave factor de riesgo en la aparición y desarrollo de la enfermedad del corazón que debemos evitar. Read more…

Cinco hábitos saludables para el corazón

[frame align=”left”]hábitos saludables[/frame]Un estudio reciente publicado en la edición de septiembre de la revista del American College of Cardiology invita a modificar cinco hábitos de vida para evitar un ataque al corazón. De acuerdo a los investigadores, si se siguen estas pautas, podrían evitarse cuatro de cada cinco infartos en los hombres. Read more…