• Llámanos: 809-246-1806

Las arritmias cardiacas

El corazón es el motor que bombea sangre a todo tu cuerpo. Tiene un ritmo que sigue como un reloj, pero a veces sucede que puedes estar sentado, relajado y de repente, se acelera. O al contrario, que se vuelva más lento. Cuando el corazón se acelera se llama taquicardia (más de 100 pulsaciones por minuto) y cuando baja su velocidad, se llama bradicardia (menos de 60 latidos por minuto). Read more

Vive en la boca y ataca al corazón: ¿sabes qué es?

¡Evita el peligro con unos pocos cuidados sencillos!

Una bacteria que se aloja en la boca puede producir problemas circulatorios y hacer que se bloquee el paso de la sangre hasta el corazón o el cerebro. Así lo ha comprobado un estudio que demuestra, una vez más, por qué es importante mantener las encías y los dientes limpios y saludables.

Una visita al dentista puede beneficiar mucho más que simplemente la condición en la que se encuentra tu boca. Se sabe desde hace tiempo que las infecciones en la boca pueden tener un impacto profundo en todo el cuerpo. Por ejemplo, las personas con diabetes tienen más posibilidades de desarrollar enfermedades en las encías como la gingivitis, que se caracteriza por el enrojecimiento, la irritación  y la inflamación de las encías, así como el sangrado de las mismas al cepillarse los dientes. Read more

La presión arterial y el colesterol

Con seguridad tu doctor te ha mencionado, o has leído, que las personas que padecen de diabetes tipo 2 (en la que el cuerpo no produce suficiente insulina o no la usa apropiadamente), tienen un riesgo de dos a cuatro veces mayor de sufrir de enfermedades del corazón y accidentes cerebrovasculares. Pero hay una manera efectiva de minimizar ese riesgo.

Un estudio realizado en Kaiser Permanente Center for Health Research en más de 26,000 pacientes, y publicado en el Journal of General Internal Medicine, reveló que los diabéticos que quieren reducir sus probabilidades de tener problemas del corazón deben controlar también su presión arterial y su nivel de colesterol “malo” en la sangre. Según el estudio (que duró seis años), los participantes que controlaron esos factores de riesgo fueron menos propensos a requerir hospitalizaciones debido a ataques cardíacos o a accidentes cerebrovasculares (derrames cerebrales) que los que controlaron sólo el nivel de azúcar en su sangre. La mayoría de los estudios anteriores se centraron en uno o dos de esos factores, pero no en los tres al mismo tiempo.

Eso no significa que regular el azúcar en la sangre no sea importante, sino que el control del colesterol “malo” o colesterol de baja densidad (o LDL por sus siglas en inglés) y la presión arterial pueden ser aun más importantes cuando se trata de prevenir problemas cardíacos. Read more